Así es Electron: el último intento del desarrollo híbrido en una carrera que ya han ganado las apps nativas